Publicar en redes sociales sin ton ni son no lleva a ninguna parte. Tu plan de social media necesita una estrategia de contenidos, con una planificación que tenga en cuenta los intereses de tu público y tus objetivos de crecimiento y de ventas.

A continuación te damos algunas claves para entender este proceso del marketing.

¿Qué quieres conseguir con tu plan de social media?

Esta es la primera pregunta (y la más importante) que debes plantearte en este proceso de diseño de tu plan de marketing en social media.

Aquí te dejamos algunas ideas sobre las funciones que pueden cumplir tus perfiles en redes sociales:

  • Canal de atención al cliente y gestión de dudas y quejas de clientes y otros públicos.
  • Portal de noticias donde compartir noticias interesantes o información relevante de tu sector.
  • Escaparate de tus productos y servicios para empresas o para particulares.
  • Instrumento para reforzar tu imagen de marca o mejorar la percepción que tienen los usuarios sobre tus servicios y productos.
  • Herramienta para aumentar las visitas a la web de tu negocio o a tu tienda física y mejorar las cifras de ventas.

Por lo general, utilizaremos diferentes redes sociales para cumplir estos propósitos, pero en conjunto intentaremos cubrir todas estas funciones básicas.

Pregúntate quién quieres ser en redes sociales

¿Qué imagen vas a vender de tu persona, de tu marca o de tu empresa en social media? ¿Quieres ser formal o mostrar un estilo más atrevido y trasgresor? ¿Sabes gestionar las polémicas online o prefieres compartir solo publicaciones “políticamente correctas”?

Las respuestas a estas preguntas marcarán las líneas generales de tus contenidos en social media.

El paso más importante: prepara tu plan de contenidos para social media

Teniendo en cuenta los objetivos que quieres cumplir y el estilo que quieres transmitir en tus perfiles en redes sociales, ya puedes empezar a distribuir el trabajo. Estos son los detalles que debes tener en cuenta para tu plan de social media:

  1. Establece qué presupuesto mensual vas a dedicar al trabajo de social media, y qué persona o equipo será responsable del trabajo cotidiano.
  2. Distribuye ese presupuesto eficazmente entre las redes sociales que te interesan. No elijas a lo loco: escoge solo las que vas a necesitar. Mejor tener presencia en pocas redes, pero bien trabajada.
  3. Elabora un documento con los porcentajes de importancia que darás a cada tipo de contenido. Por ejemplo: 20% noticias, 30% imágenes propias, 50% visibilidad de tus productos.
  4. Distribuye ese tipo de publicaciones según el día de la semana y el número de publicaciones diarias que quieras hacer.
  5. Prepara un presupuesto extra para invertir en publicidad de pago en social media. Esto es especialmente recomendable si vas a trabajar con redes como Facebook o Instagram, donde la publicidad bien segmentada da muy buenos resultados.